domingo, 10 de febrero de 2008

Discurso de defensa por el asesinato de Eratóstenes. 16.(Los demos)


“ἔστι δ᾽ , ἔφη, Ἐρατοσθένης Ὀῆθεν ὁ ταῦτα πράττων…”

“Es ,dijo, Eratóstenes de Oe el que lo hace…”

Según cuenta Tucídides en su Historia de la Guerra del Peloponeso, II,15, en la época de los primeros reyes, el Ática estaba habitada por pequeñas ciudades separadas que tenían órganos políticos propios.
Fue Teseo a quien la tradición le atribuye el llevar a cabo la unión de esas ciudades ,el sinecismo, aboliendo los poderes locales, focalizando todos los órganos políticos y de gestión en la ciudad de Atenas, y reagrupando a todos los ciudadanos del ática, llamados desde entonces atenienses.

Mucho más tarde, tal como nos cuenta Aristóteles en La Constitución de los Atenienses, 21,4, en el año 508 aC, una vez derribada la tiranía, Clístenes llevó a cabo una profunda reforma de las instituciones políticas de Atenas, con la intención de incluir en ellas al pueblo, para lo cual empezó por una nueva distribución de la población del Ática en diez tribus, en sustitución de las cuatro existentes hasta entonces, y otorgó a todos los ciudadanos por igual los mismos derechos políticos.

Heródoto en su Historia, 5,66-69, nos dice que las tribus recibieron los nombres de héroes del país según criterio del Oráculo de Delfos: Erecteida (de Erecteo), Egeida (de Egeo), Pandiónida (de Pandión), Leóntida (de Leos), Acamántida (de Acamante), Enea (de Eneo), Cecrópida (de Cécrope), Hipotóntida (de Hipotoonte), Aiántida (de Ayax) y Antióquida (de Antíoco).
Cada tribu tenía un titular o representante, designado por la Pitia de Delfos de entre 100 elegidos.

Se trataba de una nueva organización de la población de carácter administrativo, una división territorial, (olvidándose de las fratrías, estirpes y demás asociaciones que habían regido hasta entonces basadas en lazos aristocráticos, familiares y religiosos) que reagrupó y mezcló a todos los atenienses independientemente de sus linajes, y que permitió la participación de un mayor número de ciudadanos en las nuevas instituciones democráticas.

Y siguiendo nuevamente a Aristóteles, descubrimos más detalles de esta importante reforma: repartió toda la población en demos, aldeas, (100 primero, luego el número aumentó), agrupados a su vez en 30 partes, tritías, 10 en la ciudad y sus alrededores, 10 en la costa y 10 en el interior.
A continuación, por sorteo, asignó tres para cada tribu (una de la ciudad, otra de la costa y otra del interior), de manera que ciudadanos de los tres sectores, aún separados por la distancia, integraban una misma tribu.
Desde entonces, cualquier ciudadano era identificado administrativamente con su nombre, el de su padre y el del demo al que pertenecía: Pericles, hijo de Jantipo, del demo de Colargos.
La indicación de la tribu a la que se pertenecía interesaba para la participación en los órganos de gestión.

Cada demo tenía a su cabeza un representante o demarco con funciones administrativas relacionadas con impuestos, gastos, registros censales…y de organización de fiestas y ceremonias
Se asignó a cada demo un nombre, bien por el lugar geográfico que ocupaba o por el nombre de su fundador.

Como ejemplo, pongo algunos que sean significativos por algo que nos resulte conocido:

Tribu

Tritias

La ciudad

El interior

La costa

Atenas

Alrededores

Erecteida, de Erecteo, rey de Atenas




Lamptras, donde el rey Cránao murió y fue enterrado

Egeida,de Egeo, padre de Teseo

Cólito, barrio popular de la ciudad

Colono, de donde procedía Sófocles



Pandiónida, de Pandión, uno o dos reyes de Atenas

Cidateneo, donde nació Aristófanes



Mirrinunte, de donde era Fedro, amigo de Sócrates

Leóntida, de Leos , héroe ático

Escambonidas, de donde era Alcibíades



Sunio, donde se hallaba el templo de Poseidón

Acamántida, de Acamante, hijo de Teseo


Cerámico, barrio en el que se hallaba el ágora.

Colargos, al que pertenecía Pericles



Enea, de Eneo

Oe, de donde era el adúltero Eratóstenes


Acarna, de donde viene el título de Los Acarnienses, de Aristófanes


Cecrópida, de Cécrope, primer rey de Atenas



Flíe,


Hipotoóntida, de Hipotoonte, héroe ático


Pireo, con el puerto del mismo nombre más importante de Atenas


Eleusis, donde se hallaba el santuario de Deméter.

De allí era Esquilo.

Aiántida, de Ayax, rey de Salamina


Falero, uno de los dos puertos de Atenas, el más antiguo


Maratón, donde vencieron los griegos a los persas

Antióquida, de Antíoco, hijo de Heracles


Alopece, al que perteneció Sócrates




No en pocas ocasiones en las fuentes literarias, asistimos a la presentación de personajes de quienes se indica el demo al que pertenecen:

-Lisis, 204e, Platón:

“Dime, pues, de quién es, le pregunté.

De Demócrates, del demo de Aixona; el hijo mayor…”


-Protágoras, 315d, Platón:

“Junto a él estaban echados, en las camas de al lado, Pausanias, el del demo del Cerámico…”


-República,328b, Platón:

“Carmántides, de Peania…”


-El Banquete, 173b, Platón:

“No, ¡por Zeus! –respondí yo-,sino el mismo que la refirió a Fénix. Fue un tal Aristodemo, del demo Cidateneo…”


-Eutifrón, 2b, Platón:

“Según creo, se llama Meleto y es del demo de Piteo…”


¿Cuáles eran las competencias y funciones de un demo?

-De registro civil: a los dieciocho años cualquier muchacho alcanzaba la mayoría de edad y era presentado por su padre para ser inscrito en su demo. Se llevaba a cabo una votación por parte de los miembros del demo para corroborar si el joven tenía realmente la edad legal y si era libre y de nacimiento legítimo.
Con ello iniciaba la instrucción militar de dos años, la efebía, tras la cual pasaba a la categoría de ciudadano.

De entre los ciudadanos inscritos en un demo salían las listas de aquellos que serían propuestos para los sorteos de casi todos los cargos de la administración de la ciudad.

-Tenían cierto poder de autogobierno local: competencia administrativa, gestión económica, responsabilidades religiosas con relación a determinadas fiestas y obligaciones con relación a las exequias de los individuos integrantes del demo, en caso de ser desatendidas por los familiares.


Fuentes:

Aristóteles, La constitución de Atenas.Trad. de Antonio Tovar.Madrid:Centro de Estudios Políticos y constitucionales, 2000

Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso. Trad. de Francisco Rodríguez Adrados.Madrid: Editorial Hernando, 1984

Heródoto, Historia.Trad. de Manuel Balasch.Madrid: Cáredra,2006





2 comentarios:

Elena GP dijo...

Hija: eres una fiera y una fuente de sabiduría. Qué pasada de post!!!!
He venido a tu blog para vincularte y me encanta esta entrada, gracias.
Besos
Elena

Virginia dijo...

No seas exagerada, tú sabes que se hace lo que se puede y ya está, pues "time runs". (para coger mentalidad PALE!)