martes, 1 de abril de 2008

Discurso de defensa por el asesinato de Eratóstenes 20. Las fiestas atenienses 3. (αἱ ἑορταί)

Por otra parte, si la mayoría de ceremonias tenían carácter popular, se celebraban al aire libre y eran accesibles para cualquier ciudadano, hay algunas excepciones a esta generalización para las que sirven los siguientes ejemplos:

-algunos ritos fueron exclusivos para uno u otro sexo: por ejemplo, en las Haloa y en las Thesmophoria no se permitía la participación de los hombres; de igual modo, las mujeres eran excluidas del culto a Heracles.

-los rituales mistéricos de Eleusis requerían una fase de iniciación (ἡ τελετή) y el compromiso de sus iniciados de no revelar sus ceremonias, por tanto no eran accesibles para todos.

-además, en una misma fiesta, las diversas ceremonias eran protagonizadas y vividas con especial interés por un sexo u otro: por ejemplo, en las Skira un grupo de mujeres se reunían en el Thesmophorion y llevaban a cabo el ritual del lanzamiento de los cerdos en unas cavernas; una solemne procesión desde la Acrópolis hasta las afueras de la ciudad era llevada a cabo por sacerdotes; y, por su parte, muchachos con ramas de vid hacían carreras desde el santuario de Dioniso hasta el puerto de Falero.

No está claro hasta qué punto las fiestas suponían el cese del trabajo. Sí que se suspendían las reuniones públicas en la Asamblea, así como las sesiones de los tribunales, pero no había una ley que obligara a los ciudadanos a cerrar sus negocios aunque, probablemente, la opinión pública basada en la tradición ejercería cierta presión social sobre aquellos que no siguieran la costumbre.(ἀσεβεῖς : impíos)
La explicación más lógica al cese de las actividades deriva del hecho de que los ciudadanos no podían hacer las dos cosas, trabajar y disfrutar de la fiesta, al mismo tiempo.

Para terminar, podemos concluir que:

Las fiestas atenienses constituyen un mosaico enormemente variado y rico de ritos y celebraciones en honor de sus dioses.

Su diversidad se explica por el propio politeísmo de la religión, que no vio incongruencias en honrar a los diferentes dioses con ritos diversos , e incluso no impidió que en época clásica se incorporaran y veneraran algunos dioses de origen extranjero, como es el caso de la diosa tracia Bendis, o Asclepio, venerado en Epidauro.

Su riqueza deriva de los diversos orígenes de los que proceden las ceremonias: cultos de la realeza micénica, de las familias aristocráticas, cultos agrarios de la fertilidad, cultos locales áticos, cultos jonios, incluso antiguos cultos a dioses extranjeros que con el tiempo fueron aceptados como atenienses….

Además, el conservadurismo de la religión hizo que se preservaran ceremonias ancestrales y coexistieran con las actuales.

Las fiestas atenienses eran la expresión colectiva de los sentimientos de la comunidad hacia sus divinidades.
El término
ἑορτή(fiesta) suponía alegría, disfrute, goce y muchas de las fiestas desarrollaban este aspecto.

Con el declive de la ciudad-estado la religión ligada a ella se hizo cada vez más estereotipada. Pero las fiestas siguieron, se mantuvieron oficialmente, como parte de la esencia de la ciudad de Atenas.


Bibliografía:

-H.W.Parke, Festivals of the Athenians. London: Thames and Hudson, 1986

Imágenes:

*Detalle del Erecteion. La Acrópolis. Atenas.
**
Mármol 400-375 aC con la diosa tracia Bendis y sus oferentes.Atenas.