lunes, 28 de abril de 2008

Discurso de defensa por el asesinato de Eratóstenes 30. (Los tribunales atenienses para los homicidios I).


“Ἀνάγνωθι δέ μοι καὶ τοῦτον τὸν νόμον ( τὸν) ἐκ τῆς στήλης τῆς ἐξ Ἀρείου πάγου”.
“Léeme también esta ley de la estela del Areópago”.


En Atenas, desde tiempos antiguos que se remontan a Dracón, la jurisdicción en casos de homicidio no pertenecía a un magistrado con poderes ilimitados, sino que el magistrado en cuestión, el arconte basileus, ἄρχων βασιλεύς, tenía que introducir el caso ante un tribunal, una vez presentaban la denuncia los parientes del hombre muerto.

Si el homicidio era atribuido a un hombre identificado, el tribunal estaba compuesto en los primeros tiempos, por todo el Consejo del Areópago (organismo integrado por ex arcontes que permanecían como miembros de él de por vida), y luego por un cuerpo de 51 Efetas, οἱ ἐφέται, que con toda probabilidad emanaba del Areópago.

Para evitar la contaminación que supuestamente causaba el asesino, todos los casos eran tratados al aire libre y según el tipo de homicidio en diferentes lugares.


Siguiendo a Aristóteles en su Constitución de los Atenienses, 57,3-4, procede la siguiente clasificación de los Tribunales para homicidios, que completo con la información que ofrece Pausanias en su Descripción de Grecia, Libro I, sobre los personajes legendarios que fueron juzgados por primera vez en ellos:

1- …“si alguien mata o hiere con intención, son en el Areópago, y también los de envenenamiento, si alguien mata mediante éste, y por incendio”.

Dice Pausanias en Libro I, 28,5 que desde los Propileos de la Acrópolis “también se ve una colina que se llama Areópago porque el primero en ser juzgado allí fue Ares”, y el motivo del juicio lo detalla en el Libro I, 21,4 pues junto a una fuente en el santuario de Asclepio “dicen que el hijo de Poseidón, Halirrotio, murió a manos de Ares por haber violado a su hija Alcipa, y que a causa de este asesinato se celebró por primera vez un juicio”, ante un tribunal formado por dioses y en la colina que desde entonces se llamó Colina de Ares, , Ἄρεος πάγος.

Refiere Pausanias en el Libro I,28,5 que parece ser que más tarde fue juzgado Orestes por el asesinato de su madre en la misma colina.

2-“los homicidios involuntarios y de los intencionados los casos en que se da muerte a un esclavo o extranjero, corresponden al tribunal del Paladión”.

Según Pausanias , Libro I, 28, 8-9,: “…nadie duda de que el primero que fue juzgado aquí fue Demofonte, pero por qué delito hay distintas versiones al respecto”.

Resumiendo: los atenienses debían a Demofonte el Paladio, estatua que poseía la virtud de garantizar la integridad de la ciudad que la guardaba, y que durante mucho tiempo preservó a Troya.
A su regreso de Troya, Diomedes, al mando de la flota argiva, y trayéndose consigo la imagen, por error desembarcó en el Ática, en el puerto de Falero, creyendo estar en otra región; a su vez, los locales, dirigidos por Demofonte, los confundieron por piratas, de modo que los atacaron y les arrebataron la imagen. En la carrera, Demofonte arrolló accidentalmente con su caballo a un ateniense, de manera que, según unos, fue llevado a juicio por los familiares del pisoteado y, según otros, por los argivos.

3-“si alguien reconoce que ha cometido homicidio, pero dice que ha sido legalmente, como si sorprende a un adúltero, o en guerra por error, o en lucha en los juegos, a este le juzgan en el tribunal en el Delfinio”.

Dice Pausanias en el Libro I, 28, 10: “En el Delfinio se juzga a los que declaran que han dado muerte en legítima defensa, como es el caso de Teseo, que, después de matar a Palante por haberse sublevado contra él, fue absuelto. Antes de que Teseo fuera declarado inocente, era costumbre que el asesino huyera o que, si se quedaba, muriera de la misma manera.”.

4-“y si es un huido por causa en que pueda haber composición (homicidio involuntario, que obligaba a indemnización y destierro) y se le acusa otra vez de haber matado o herido a uno, a éste le juzgan en el Freato, y él se defiende en un barco varado en la orilla”, para evitar la contaminación que su regreso al Ática antes del tiempo establecido supondría.

Pausanias Libro I, 28, 11: “…junto al mar, en el Pireo…se defienden desde una nave ante los que les escuchan en tierra. La leyenda dice que Teucro fue el primero en defenderse de este modo ante Telamón de no haber tomado parte en la muerte de Áyax.

5-Cuando no se conocía al autor del crimen, o se atribuía a un animal u objeto inanimado, el tribunal estaba formado por el arconte basileus y los reyes de las tribus, οἱ φυλοβασιλεῖς, y se sentaban en el Pritaneo o Tolos.

Pausanias explica en Libro I, 28, 10 el origen de este extraño procedimiento: “…cuando Erecteo era rey de Atenas, el sacerdote “asesino del buey” abatió por primera vez a un buey en el altar de Zeus Polieo, y, tras dejar allí el hacha, salió del país huyendo al exilio; a continuación, juzgada el hacha, fue absuelta, y todavía se sigue celebrando este juicio cada año”.

En Libro I, 24,4 Pausanias explica que en las fiestas llamadas Dipolias en honor de Zeus Polieo tenía lugar un ritual en el que se sacrificaba a un buey que había comido granos de cereales colocados sobre el altar como ofrenda al dios; acto seguido, el sacerdote asesino del buey tiraba en el suelo el hacha y simulaba huir, y los demás, como si no conocieran al sacerdote, llevaban el hacha ante el tribunal para ser juzgada. A continuación comenzaba el festín y todos los asistentes comían la carne de la víctima.

Se podría interpretar el ritual del juicio como una manera de expiar el sentimiento de culpabilidad de los atenienses por la matanza de animales para ofrecerlos a sus divinidades y posteriormente comérselos.


Imágen: de la web

2 comentarios:

Elenegp dijo...

Hola guapa
VAYA FOTOS BONITAS en picassa... ¿Son nuevas? no me suenan. Ya veo que sigues en la línea de trabajo que me apabulla, hija. Qué listas os estáis haciendo... Muchos besos y buen final de curso, que esto se ha acabado.

Virginia dijo...

No son nuevas, estoy organizando un poco lo que tengo ; también subiré las de "nuestros viajes".
Desde luego ya no queda nada para acabar. Es hora de rematar cabos y ya está.