lunes, 5 de mayo de 2008

Discurso de defensa por el asesinato de Eratóstenes. 27-46. La argumentación II.

37-44: Eufileto pasa ahora a refutar las acusaciones del adversario utilizando argumentos refutativos basados en la probabilidad:

-acusación: que ordenó a su esclava que fuera a buscarlo (37), lo cual significaría premeditación y, por tanto, sería condenado a muerte, de ser juzgado culpable.

-1ª refutación: ese día invitó a cenar a su amigo Sóstrato a su casa, con quien estuvo durante todo el tiempo que a éste le pareció bien.

De haber un plan, esa invitación hubiera sido improcedente, pues hubiera disuadido a Eratóstenes a entrar en la casa; por otra parte, hubiera retenido al invitado más tiempo en la vivienda para que le sirviera de testigo (40).

De igual modo, de haber actuado con alevosía, hubiera reunido a familiares, amigos y sirvientes para ayudarle a capturar al adúltero y tener el mayor número de testigos, (41-42).

Eufileto basa su refutación en la idea de que, de haber premeditación, hubiera reunido más amigos y testigos. Esta refutación no es muy fuerte, pues igualmente reunió a familiares y amigos, aunque lo hiciera, según él, de manera precipitada y sobre la marcha. Es un argumento débil en su defensa.

-2ª refutación: no existía entre los dos hombres ninguna enemistad ni ningún motivo previo que explicaran o justificaran la planificación de un asesinato por parte de Eufileto (43-45). Incluso afirma que ni siquiera lo había visto nunca antes.

-3ª refutación: precisamente, ¿por reunir unos pocos testigos es culpable de asesinato premeditado, cuando pudo hacerlo solo?

Da la sensación que Eufileto no tiene argumentos de peso para defenderse y juega todo el tiempo con lo mismo, incluso llegando a contradecirse. Basa parte de su defensa en “el factor cantidad” de parientes o amigos que le acompañaron en el momento del crimen.


Según él:

-prueba de que no lo asesinó premeditadamente es que reunió pocos testigos;

-prueba de que no lo asesinó premeditadamente es que no lo hizo solo, pues llamó a un grupo de amigos que le sirvieron de testigos.


Si a ello unimos lo que en 37-38 dice, que parece justificar o casi admitir, debido a la magnitud del delito, el que Eratóstenes fuera buscado y traído a la casa por la esclava, nos quedamos con la duda sobre la auténtica inocencia de nuestro amigo Eufileto.



Fuentes:
-Aristóteles, Retórica. Trad. de Alberto Bernabé. Madrid: Alianza Editorial, 2007

Imagen:
Detalle fachada Módica, Sicilia

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola VIr
Y ate dejé ayer un mensaje pero me has vuelto a encantar. QUé bonitapresentación de Referentes!!!! Estás que te sales, Felicidades.
Un abrazo
Elena

Lucius dijo...

Ánimo, Virginia, ya queda menos texto!
Por cierto, muy buenos los videos que tienes en VODPOD. Con tu permiso utilizaré el de Referentes en mi campaña de búsqueda de alumnos!
Χαίρε!

Virginia dijo...

Gracias Ele!
Un besazo!

Virginia dijo...

Adelante, Lucius, espero que tengas mucha suerte con él. Lo que haga falta!!!
Saludos.