jueves, 27 de noviembre de 2008

Traduciendo el reparto del mundo.

Hades es hijo de Crono y Rea y por tanto hermano de Hestia, Deméter, Hera, Poseidón y Zeus.
Tal como sus hermanos excepto Zeus, Hades fue engullido por su padre Crono nada más nacer, pues éste quería que ninguno de sus descendientes le usurpara el honor máximo de ser el soberano de todos los dioses.

Luchó Crono en vano contra su destino, pues Zeus, el último hijo en nacer, puesto a salvo de la atrocidad de su padre por intervención de Rea, con la ayuda de sus hermanos una vez fuera del vientre paterno, encaudilló la sublevación y el derrocamiento de Crono.

Desde que es mencionado por primera vez en la Teogonía,Hades es presentado como el dios "que bajo tierra tiene su morada", y ese será siempre el espacio del mundo que le corresponderá por derecho, merced al reparto que se produce entre los dioses después de la Titanomaquia.

Antes de Hesíodo, también en Homero leemos sobre la morada subterránea de Hades, que no parece gustar a nadie.

El lugar que habita Hades es oscuro, ruidoso, sombrío, espantoso , de sólidas puertas. Ni los dioses gustan de semejantes estancias, ni tampoco agrada al propio Hades que sean vistas.

Acerca del reparto del mundo entre los tres hermanos varones, Zeus, Poseidón y Hades, no menciona nada Hesíodo en la Teogonía, y según lo que leemos en Homero y Apolodoro parece una cuestión de suerte el que le corresponda a cada hermano la parte que gobierna a partir de ese momento: a Zeus le corresponde la región etérea, a Poseidón el mar y a Hades el mundo subterráneo.

Detalle importante es el que aporta Homero pues, según el texto, quedan fuera del reparto la tierra y el Olimpo. Estos dos espacios serían, según el texto, para todos; ningún dios tendría en ellos mayor autoridad, prestigio o potestad que los otros, y ello podría explicar que sea en las altas montañas del Olimpo y sobre la tierra donde vemos muchas veces a todos los dioses discutir y pelearse por querer cada uno salirse con la suya pues, de entrada, no habría en estos espacios una divinidad dominante cuya autoridad y normas invalidasen cualquier actuación divina que las contraviniera.

3 comentarios:

Rafael Benítez Parrado dijo...

Estimada Virginia: Celebro haber encontrado un blog sobre el mundo helénico tan interesante como el suyo. Por mi parte, tengo un blog que trata de temas cercanos a los que vd. toca. Échele un vistazo. Un saludo. Rafael.

Virginia dijo...

Me alegro decirle que el descubrimiento es mutuo. No dude que voy a seguir con interés sus escritos.
Esta es una de las bondades de las nuevas tecnologías.

Isabel Romana dijo...

El reparto de las herencias siempre ha sido delicado. Me gusta mucho esa última observación que haces sobre la tierra y el Olimpo y lo que ello explica de las peleas entre los dioses. Pobres de nosotros, simples mortales, atrapados en medio de sus conflictos. Besos, querida virginia.