jueves, 3 de octubre de 2013

Transcripción de nombres propios.




Una actividad que gusta mucho a los alumnos es participar en un documento online compartido. Todos a la vez trabajan el mismo documento en el aula de Informática, o también pueden editarlo cuando les venga bien desde casa.
Para ello utilizamos Google Drive. Ya sabemos quienes usamos esta herramienta las limitaciones que tiene (por ejemplo, no hay manera de centrar una tabla en una página; será chorrada! pues no!), pero yo me quedo con sus ventajas (editor de texto online que me permite almacenar documentos y compartirlos para ser editados colaborativamente). Si quiero que el uso de la aplicación no sea un objetivo en sí mismo, sino sólo un instrumento de trabajo, que sea bastante simple facilita las cosas. Los alumnos no deben verlo como un esfuerzo añadido, esto de usar las TIC; al contrario, debe percibirse como una alternativa procedimental facilitadora de su trabajo.

Yo abro un documento e invito via gmail a los alumnos para que puedan editarlo.
Todos ven las aportaciones de todos, por tanto se aprende de lo que uno hace y de lo que hacen los demás. También resulta divertido, o al menos diferente a cualquier otro ejercicio convencional.

Así que, si en los dos cursos anteriores trabajamos en este documento aspectos de etimología (y sirve de un curso para otro), este año, además, abrimos uno nuevo sobre la transcripción de los nombres propios que salen en el texto de Jenofonte. Repasamos las reglas de transcripción y nos fijamos bien en los nombres propios que, según los alumnos, algunos se las traen.

En el curso de Fundamentos Léxicos del Cefire recibí muy buenos comentarios por parte de los compañeros sobre el uso de la aplicación en un par de actividades. 
Además, en el instituto, con algunos compañeros, Google Drive se ha convertido en nuestra herramienta de trabajo colaborativo habitual, de manera que el nivel de coordinación entre profes de un mismo proyecto ha mejorado enormemente desde que usamos esta aplicación.