sábado, 28 de mayo de 2016

Enseñar y evaluar la Competencia Digital: Enseñar la C.D. en el aula.

"ENSEÑAR Y EVALUAR LA COMPETENCIA DIGITAL"
(3ª edición)
Unidad 3- Enseñar la Competencia Digital en el aula (1)




Las dos dimensiones complementarias que conforman la formación virtual, el nivel tecnológico y el nivel pedagógico, (Coll, 2008), se pueden aplicar en la planificación para el desarrollo de la Competencia Digital en un centro educativo.


Desde hace tres años en mi centro se ha apostado, como parte del proyecto educativo, por una mejora en la dotación de infraestructuras y de equipamiento informático: acceso wifi en todo el centro para el profesorado, ordenador con acceso a Internet y proyector en las aulas y, consecuentemente, mayor inversión en el mantenimiento de todo esto así como, por supuesto, de las aulas de informática.
Desde luego se han dado grandes pasos en cuanto a recursos de infraestructura se refiere.

Por otra parte, y en paralelo, se ha planificado un Programa de Formación del profesorado en el centro en el que la formación en TIC ocupa un capítulo importante: hasta la fecha, cursos sobre el uso de herramientas digitales para su utilización en el aula como la creación de blogs, uso y manejo de archivos de formatos diversos, herramientas Google para el uso docente y gestión de Moodle, se han llevado a cabo con buena acogida.
Recientemente hemos concluido un Seminario sobre la Identidad Digital del centro, que ha servido para reflexionar y tomar conciencia de en qué punto estamos y hacia dónde queremos ir en materia de nuevas tecnologías y nuevas metodologías asociadas a ellas.

Una medida estratégica desde el principio fue la creación del correo corporativo, mediante el cual los procesos de información y comunicación interna, así como la coordinación docente, han supuesto un cambio significativo en la manera de trabajar en el centro. Al principio parecía imposible que todos aceptaran el reto, pero a día de hoy ningún docente se plantea quedarse fuera de la red, y cada vez que se incorpora un nuevo compañero inmediatamente recibe su dirección y contraseña.


Todo esto está muy bien, es un buen comienzo y hay que seguir en esa línea; nos podemos felicitar, pero me atrevo a plantear una propuesta de largo alcance:

1- desde la jefatura de estudios: propiciar franjas horarias para facilitar la formación continua del profesorado de forma presencial. Esta modalidad formativa aporta la cercanía, personalización, ayuda directa y espontaneidad que la formación en red no ofrece y, a veces, el profesorado necesita para combatir el miedo que le provocan los nuevos retos digitales.
2- fomentar el trabajo intradepartamental e interdepartamental mediante la propuesta de proyectos de centro. 
3- difundir contínuamente en el centro las experiencias de éxito creando espacios de intercambio: seminarios, jornadas, momentos específicos dentro de las reuniones de claustro ...
4- facilitar la formación del profesorado en el aula: asistir a clases de compañeros para ver en directo cómo llevan a cabo con los alumnos una práctica o actividad que puede ser modelo o fuente de inspiración para otros.
5- crear un Programa o Plan TIC de centro, una especie de PORTAFOLIO DIGITAL que recoja anualmente los objetivos metodológicos, avances tecnológicos, experiencias didácticas, formación y resultados/repercusión en el alumnado que la comunidad docente experimente.

La Coordinación TIC y la Coordinación de la Formación en Centro puede ser clave en este proceso de adaptación y de cambio.