jueves, 20 de noviembre de 2008

Traduciendo a...Platón

Platón, Crátilo 403a-404b.

Plato, Platonis Opera, ed. John Burnet. Oxford University Press. 1903.

La propuesta etimológica que ofrece Platón para el término PLUTÓN es acorde con los postulados de la Etimología y Lingüística modernas. El nombre connota la riqueza procedente del interior de la tierra que, según las creencias religiosas antiguas, el dios proporciona.

Para el término HADES, Platón conecta su interpretación etimológica con el conjunto de su teoría del conocimiento.

Las almas van a la morada de Hades y allí el dios consigue retenerlas en su mundo por ser un sofista y un filósofo. Es un dios que sabe. Es un sofista porque sabe cautivarlas con sus palabras, y filósofo porque convive con las almas cuando se han desprendido del cuerpo y, por tanto, se encuentran en un estado de pureza tal que sólo ansían la virtud , y la encuentran allí en su mundo oyendo todo lo bueno y hermoso que

Hades sabe y les cuenta.

Ya comenté en otra parte que no hay unanimidad por parte de los lingüistas en cuanto a la etimología de esta palabra, aunque la alfa privativa del inicio parece segura, con lo que se desmonta esta interpretación de Platón, por otra parte, acorde con su teoría “psicológica”.

Imagen: web


2 comentarios:

Ramon Torné dijo...

Aquesta observació és molt suggerent. Val la pena pensar-hi.

Antonio Parra dijo...

Este trabajo empieza a tener una pinta magnífica. Virginia, te seguiremos leyendo con gran interés (como siempre).
Un cordial saludo.