sábado, 10 de enero de 2009

Soberanía de Hades: El mundo de los muertos.





Otro aspecto con que se nos presenta Hades en Homero y en la Teogonía alude a su peculiar temperamento: es un dios desagradable, inflexible, odioso, fuerte, violento, su corazón es implacable (sinónimos: inflexible, inclemente, duro, cuya voluntad es imposible doblegar), y para los hombres es el más odioso de todos los dioses.

Hades no sólo vive en el espacio que hay bajo tierra, además lo gobierna; ese será siempre su dominio, el reino donde ejerce su autoridad, sin intromisión nunca de ningún otro dios.
Ese lugar bajo tierra no está vacío, todo lo contrario, desde los primeros testimonios literarios allí van los muertos y allí están y Hades, desde su palacio, junto con Perséfone, gobierna sobre ellos.


Y de ser así, Sócrates se alegraría tremendamente; sería el colmo de su felicidad pues, al morir, podría estar junto a hombres y mujeres tan extraordinarios como los que tomaron parte en la historia de Troya.


Imagen de la web: fragmento de crátera apulia, 330-310 aC.