domingo, 27 de enero de 2008

El culto a los muertos: Fiestas funerarias.


Además de las fiestas y ceremonias que tenían lugar inmediatamente después del entierro (el mismo día, el tercero, el noveno y el trigésimo), los parientes del difunto seguían obligados de por vida a velar por su tumba y por su alma según la costumbre

Era un deber sagrado que respondía a la creencia, de época clásica, según la cual las almas de los muertos ejercían una influencia sobre los vivos, se sentía su presencia, se temía su poder desde el más allá y, al mismo tiempo, se propiciaba su bendición.

Considerados poderes invisibles, se les honra en interés de quien les rinde culto y, además, por conveniencia de los propios muertos, según la creencia de que el bienestar que encuentran los muertos en la otra vida no depende de sus propios méritos, sino de la actitud y relación que los parientes mantengan con ellos.

Para ello existía un calendario de fiestas funerarias en las que los muertos eran honrados con especial devoción:

1-el día 30 de cada mes todas las familias lo dedicaban a honrar a sus parientes muertos. A esta fiesta se le llamaba “Necisia” ( ὁ νέκυς, υος : muerto ), y resultaba ser el tercero de los tres últimos días del mes, que los atenienses dedicaban a los dioses subterráneos, días nefastos, en los que se abstenían de trabajar.

2-se seguía celebrando el natalicio de la persona muerta; a esta fiesta se la llamaba la “Genesia”(τὰ γενέσια: natalicio), que cada familia celebraba en su intimidad cuando tocaba.

3-además, de manera colectiva y de carácter público, el día 5 del mes de Boedromión, (Septiembre) la ciudad celebraba la “Genesia” de todos los muertos. En esta fiesta anual se hacían sacrificios en honor de los muertos, y también se honraba a la diosa Gea.

4-pero la gran fiesta de la ciudad en honor de todos los muertos era las Antesterias (τό ἄνθος,ους: flor), que se celebraban el 11, 12 y 13 del mes Antesterion, (Febrero) en honor del dios Dioniso; fiestas dionisíacas de primavera , y días nefastos también.

La variedad de rituales de enorme carga simbólica que se sucedían en las Antesterias tenían como objetivo último celebrar la llegada anual del dios, provocar el acercamiento y la comunicación entre el mundo subterráneo de los muertos y el mundo de los vivos, el paso fluido entre ambos, del que Dioniso era garante: era un fiesta triste y al mismo tiempo alegre; se invita a los muertos a que suban del mundo subterráneo, pero se les teme; una fiesta de la ciudad, pero subvirtiendo todas sus normas.

5-también, las Agrionias, en primavera, en el mes Elafebolión, (Marzo) de las que tenemos detalles de su celebración en Beocia y en Argos principalmente, eran fiestas en que se aunaba el festejo de los muertos y el dios Dioniso, y las mujeres protagonizaban un ritual de persecución que recordaba a las mujeres presas de la locura dionisíaca del mito .


Bibliografia:

-Erwin Rodhe, “El culto del alma”, en Psique. Trad. de Wenceslao Roges. Madrid: Fondo de Cultura Económica, 1994
-Walter F.Otto, Dioniso. Mito y culto.Trad.de Cristina García. Madrid: Ediciones Siruela, 2001


Imagen:
*Cratera de cáliz de Apulia.370aC. Joven conduciendo una víctima al altar. Museo Arqueológico de Madrid