viernes, 25 de abril de 2008

Discurso de defensa por el asesinato de Eratóstenes 28-29.Tipología de las pruebas judiciales. Fórmulas de presentación de pruebas. I

En el libro I, cap.II de su Retórica, Aristóteles distingue dos tipos de argumentos, πίστεις ἄτεχνοι y πίστεις ἔντεχνοι:

“De los argumentos, unos no pertenecen a la disciplina, otros sí. Considero no pertenecientes a la disciplina los que no son procurados por nosotros, sino que preexisten… y pertenecientes a la disciplina los que pueden organizarse a partir del método y de nuestra propia aportación. Los unos hay que utilizarlos; los otros hay que encontrarlos. De los argumentos procurados por el discurso hay tres especies: unos residen en el comportamiento del que habla; otros, en poner al oyente en una determinada disposición; otros en el propio discurso, por lo que demuestra o parece demostrar”.

En el Libro I, cap.XV, Aristóteles detalla la tipología de las pruebas o “argumentos no pertenecientes a la disciplina” que un litigante podía presentar ante un tribunal de justicia para acompañar su discurso de defensa o de ataque del contrario.

Las πίστεις ἄτεχνοι:

“Son cinco en número: leyes, testigos, contratos, declaraciones bajo tormento y juramentos”.

Con relación a todas ellas, Aristóteles explica la manera diferente de servirse de ellas que pueden hacer, tanto el que acusa como el que se defiende, según sus intereses, acrecentando o disminuyendo su importancia, relativizando y recurriendo a argumentos de lo más variados.

Así, por ejemplo, con relación a las leyes, explica que cuando una ley escrita es contraria a uno, lo mejor es recurrir a la ley no escrita y a lo razonable o a argumentos del tipo: la ley es ambigua, es contradictoria con otra ley o las condiciones en que se promulgó ya no subsisten.

Francisco Cortés Gabaudán en su libro Fórmulas retóricas de la oratoria judicial ática, establece una clasificación de estas pruebas oponiendo las orales (testigos) de las leídas (leyes, contratos y documentos varios).

La presentación de estas pruebas en un discurso es expresada mediante fórmulas (esquemas formales de carácter repetitivo que desempeñan una función retórica), concretamente fórmulas de presentación de pruebas, que marcan el paso entre la argumentación y la prueba en sí misma.


Explica también que:

1- las fórmulas de presentación de cualquier prueba escrita son fórmulas de presentación de lectura con núcleos verbales como ἀναγίγνωσκε, λέγε, ἀνάγνωθι.

Mediante ellas se invocaba al secretario, ὁ γραμματεύς, para que diera lectura al documento.


2-las fórmulas para presentar a los testigos son fórmulas de llamada con núcleos como κάλει, παρέξομαι μάρτυρας, ἀνάβηθι, μαρτυρεῖτε…

Mediante ellas se apelaba a los testigos directamente o al heraldo (ὁ κῆρυξ), encargado de llamarlos.